Satsang : EL AMOR DE LA MADRE DIVINA

El amor de la Madre Divina

Durante las celebraciones de Navaratri, en la India, rendimos culto a los muchos aspectos de la Madre Divina. El punto culminante de Navaratri es el décimo día, el día final. Se le llama Viyaiadasami – día de Viyaia, la gran victoria de la Madre sobre toda negatividad e ignorancia. En este día debemos orar a la Madre y a nuestro Maestro espiritual para que nos bendigan a todos con las cualidades necesarias para la victoria sobre los adversarios internos de origen egoico. Primero debemos rogar por Su gracia. Sin Su energía divina a nuestro alrededor, no podemos hacer nada. Luego necesitamos pedirle auto-confianza, fuerza sin fin y valentía. No dejéis de recordar lo que la Madre Divina es en verdad. La llamamos con muchos nombres, pero ella es la Divinidad suprema que nos otorga liberación y que nos quita todo nuestro karma y nuestro sufrimiento. En este día especial, debemos pensar tan sólo en la gran luz de la Madre, la destructora de todo dolor y ansiedad.

En última instancia, tendréis que percataros que todo en el mundo es maia, ilusión. Todo es transitorio. Todo en vuestra vida es temporal. No vais a vivir por siempre. ¿Cuál es el fin y el objetivo de este preciado nacimiento humano? Es alcanzar ese gran lugar que está más allá de este mundo y todas sus limitaciones. Ese lugar es donde está la Madre, en toda su gloria y esplendor. Ella es la conciencia infinita donde no hay ningún dolor, ni aflicción, ni lágrimas, ni pensamientos, ni luchas, ni deseos. La Madre os espera a todos allí con brazos abiertos. En este día, abandonad todos vuestros pensamientos y hallad paz reposando en ella. Pensad en ella de la mañana a la noche y os puedo asegurar que os dará abundantes bendiciones hermosas.

Muchos de vosotros me habéis preguntado qué debéis hacer para celebrar este día especial. Hay muchas formas tradicionales de rendir culto a la Madre Divina durante Navaratri. Sin embargo, realmente me gustaría que la adoréis interiormente. Si complacéis a vuestra madre terrenal, ella estará feliz y su corazón se colmará de amor por vosotros. Del mismo modo, si tratáis de complacer a la Diosa Madre haciendo lo que le agrada, ella os lo hará saber de una manera espiritual. Sentaos en silencio y orad a ella que ilumine vuestro corazón y vuestra mente. Pedidle que no oculte su rostro encantador tras las cosas externas del mundo sensorial. Pedidle que venga a vosotros y elimine lo que es falso. Pedidle que nos sonría y que termine con todas las ilusiones engañosas que nos causan sufrimiento. Pedidle que revele tan sólo una fracción de su verdadera naturaleza para ayudarnos en el sendero espiritual.

Os oigo decir a todos que esto es muy difícil y que tenéis mil preguntas prácticas y filosóficas. Suprimid la filosofía y los cuestionamientos inútiles. Simplemente posaos a los divinos pies de la Madre. Tratad de sentir amor en vuestro corazón y acercaos a la Madre como un niño pequeño que quiere tomar su mano y recibir su amor a cambio. Ésa es la forma más natural y la mejor para acercarse a la Madre. A la Madre le gusta la dulzura, la simplicidad genuina, la pureza y una naturaleza inocente. Orad a ella así: “Tú eres mi Madre. Quiero amarte con todo mi corazón. Sólo puedo ofrecerme a mí mismo. Por favor acéptame, con todas mis faltas. Enséñame a vivir, a amar y a verte en todos los seres. Ayúdame, oh, mi Madre, y haré cualquier servicio que pueda a los seres de este mundo. Lo haré en tu divino nombre. Por favor ven a mí y llena mi corazón con tu maravilloso amor.”

Haced esto con sentimiento genuino y honesto y os aseguro que ella no podrá negarse a vosotros. Yo hablo con la Madre todo el tiempo. Ella me ha contado estos secretos. He sido agraciado por los ojos de la Madre. Que ella también cuide de todos vosotros, siempre.

Sri Premananda Ashram © 2019. All Rights Reserved