Devoción por dios

Pensamos en el nombre de Dios con devoción. El adorar a Dios es una oportunidad inusual en esta vida. No todos obtienen una oportunidad así. Es una gran oportunidad pasar la vida inmersos en el pensamiento de Dios y cantar su nombre. No se consigue tan fácilmente semejante oportunidad. Es fácil lograr nombre, fama, posición, riquezas, dinero y placeres. Oh Dios, ¿puedo olvidarme de mí y pensar sólo en ti? En la vida siempre hay problemas y dificultades, pero cualesquiera sean esos problemas, nunca me impedirán pensar en tu bienaventurada forma. Sólo una persona que ha comido cristales de azúcar o miel sabe de esos sabores. Similarmente, sólo aquél que ha realizado a Dios sabe de la magnificencia de Dios. Existen millones de personas en este mundo que no han comprendido a Dios.

Los pensamientos de la gente moran en otras cosas. Ellos tienen incontables pensamientos en sus mentes. Piensan en muchas cosas diversas. Tan solo aquél que está incondicional, verdadera y sinceramente dedicado a Dios y aquél que se aferra a él con firmeza recibe su gracia. La mente es como un mono. Esto es realmente verdad. Nuestra mente cambia con facilidad, cae en la confusión, se siente triste, deprimida, enojada y molesta. Posee muchas tendencias así. La mente se enreda en todo esto, pero nosotros queremos entregarnos a tus divinos pies de loto, Dios, y recibir tu gracia. ¿Cuándo tendremos la posibilidad de recibir tu gracia? ¿Tendremos una verdadera oportunidad en esta vida, oh Dios?

Hay tantos credos, tantas castas, religiones y comunidades en este país (la India). Cada religión y comunidad tiene su propio Dios. Ese Dios está impreso en mi interior. No alabamos a Dios ni lo celebramos y vivimos en el mundo así. Los seres humanos pueden vivir de cualquier forma que les agrade. Tantas religiones han dicho que el hombre debe vivir de una manera en particular, pero nunca fuerzo a nadie a vivir de un modo en particular. Sin embargo, si pensáis en Dios en esta vida y recibís su gracia, entonces todas vuestras imperfecciones se resolverán.

Cuando un bebé tiene hambre, llora para que alguien le alimente y su hambre cesa. Cuando tenemos sed, bebemos agua para saciar la sed. Cuando estamos realmente cansados, caemos dormidos donde sea que estemos. Cuando nos vence el sueño, no requerimos de una cama ni un colchón, podemos incluso dormir mientras estamos de pie o sentados. Si alguien realmente necesita dormir, duerme en cualquier parte, aun tendido sobre el barro. No se necesita confort. Cuando tenéis mucha hambre, no os importa el sabor de la comida; cuando estáis realmente sedientos, cualquier bebida os refresca pues la necesidad de beber os supera, y es igual con la necesidad de dormir o de comer. Oh Dios, de igual modo, ¿no tendremos un anhelo así de pensar en ti? Si estáis hambrientos, privados de dormir, o con mucha sed, no podréis pensar con claridad. Vuestra necesidad de comida, de sueño o de beber os supera sin que os deis cuenta.

Oh Dios, no te pido educación, dinero, un buen empleo ni una posición. No te pido que me des paz mental, riqueza o placeres. Tan sólo quiero que me des la gracia que yo pueda pensar en ti siempre. ¿Qué penitencia hice en mi nacimiento anterior para entenderte, para vivenciar que estás dentro de mí, para comprender tu compasión? Uno tiene que ser privilegiado para entender esto. En esta tierra nacieron santos, sabios, siddhas y avataras y todavía están vivos. ¿Dónde están? No pudimos verles. No pudimos comprenderles con nuestra mente limitada. Vivimos de esa manera. Lo que quise deciros es que todos vosotros tenéis una mente pura y sincera. ¿Qué necesitáis para entender esto? Es a través de la devoción que podéis encontrar esta mente pura. No hay otra forma. ¿Qué espero de todos vosotros? No espero cosas materiales ni dinero de vosotros. Todo lo que pido es que creáis en Dios, que repitáis el nombre de Dios y que penséis en su gracia divina. ¿Qué más debo esperar de vosotros? ¿Qué más podría necesitar de vosotros? Si Dios estuviese impreso en vuestros pensamientos, los efectos de vuestras acciones erróneas y vuestras dificultades y vuestros problemas desaparecerían sin que lo supierais. Espero una cosa de vosotros en realidad – que me contéis los problemas y las dificultades que tenéis y yo os escucharé y los resolveré por vosotros. ¿Soy yo el que soluciona los problemas? No, es la Madre Divina. Si podéis pensar en lo Divino y cantar el nombre de Dios constantemente, entonces no hay nada más que necesitéis en este mundo.

Nuestros mayores adoraban a lo Divino y ahora nosotros tenemos la posibilidad de comprender, adorar y lograr ese gran poder. Cuando hagamos esto, tendremos una vivencia interior y la auto-realización despertará. Cuando desaparece la oscuridad interior, los problemas y las dificultades también desaparecen. Oh Dios, debes proteger a todos. Todos deben recibir tu gracia. Todos deben tener paz. Te pido que concedas todo esto a todos y pido que la fe en ti de las personas crezca día a día. Con tu gracia, los seres humanos deben realizar a lo Divino.

¡Yei Prema Shanti!

 

 

 

 

Sri Premananda Ashram © 2019. All Rights Reserved