Una gran tarea en esta vida

Swamiyi, se te ha dado una gran tarea en esta vida. ¿Hay también una tarea para mí? Yo también quiero una tarea. 

Has hecho una buena pregunta. Quieres trabajo, así que pediré a lo Divino que por favor te dé algún trabajo. Lo tendrás inmediatamente, no te preocupes. Si estás listo para hacer el trabajo, lo Divino te lo dará.    

Primero, tienes que preguntarte si estás dispuesto a entregarte completamente. Pregúntate si estás dispuesto a hacer el trabajo sinceramente, con goce, sin enojo, sin preocuparte, verídicamente y sin intentar ganar dinero alguno en absoluto de nadie. ¿Estás preparado para trabajar sin pedir dinero, sin apego a nada, sin ningún sentimiento sexual, sin estar apegado a vuestros amigos y parientes? ¿Estás listo para todo esto? ¿Estás dispuesto a trabajar muy duro y con total sinceridad?    

Te estoy hablando desde dentro de mi corazón. Yo nunca me miento. Sólo estoy interesado, total y completamente, en cómo las personas disfrutan la vida espiritual y obtienen el mayor beneficio de ella. Yo puedo distribuir el conocimiento espiritual porque entiendo a otros y entiendo cómo sienten. Sé cómo viven otros y conozco sus preocupaciones y problemas.    

Entonces eres como Dios, ¿o eres Dios?    

Yo no soy un dios. Yo no soy Dios. No quiero que penséis en absoluto así. Yo no quiero engañar a las personas. No quiero nada en absoluto. Soy un hombre común y corriente, igual que vosotros. La energía universal me llamó a esta Tierra. Pregunté por qué y me dijeron que lo Divino tenía un regalo para mí. Me preguntaron si yo estaba dispuesto a aceptarlo. Al principio, dije que no quería, pero después estuve de acuerdo. Cuando pregunté qué era este regalo, entonces lo Divino me lo dio. Pregunté por qué, y se me dijo que esto era algo muy bueno y que yo debía distribuirlo a las personas y que debía darlo a quienquiera llegase a mí. Pregunté si debía ir por allí y darlo a la gente, pero me dijeron, no, no, no, no—debes darlo a quienquiera se acerque a ti. Yo estuve de acuerdo, y estoy haciendo eso, pero la mayoría de las personas no lo entiende, porque todavía no son maduros. Así que pensé que debía esperar un poco y distribuirlo más tarde. Pregunté por qué lo Divino me había dado este trabajo y luego este Ashram. Luego me dieron para cuidar a todos estos niños pobres como un servicio a la humanidad. Así que lo Divino da todo, y todo es el drama divino. 

Sri Premananda Ashram © 2019. All Rights Reserved