La Metta Meditación Grupal Es Realmente Buena Para Nosotros

Metta meditación en el Centro Sri Premananda de Villa Carlos Paz: “En 2014 empezamos con la Metta meditación grupal como parte de los programas mensuales de nuestro Centro Sri Premananda. El último domingo de cada mes, después del abhishekam de la noche, tenemos una Metta meditación grupal. Invitamos personas a través de Facebook para que vengan a participar de esta actividad. Sentimos que esto es realmente bueno para la gente, especialmente para personas nuevas que comienzan a interesarse en la espiritualidad. Ellos no necesitan saber meditar porque ésta es una meditación guiada, y también tenemos la oportunidad de contarles a las personas nuevas un poquito acerca de Swamiyi, del Centro y del Ashram, si sentimos que es apropiado. Normalmente pedimos a los que vienen que traigan algo comestible para compartir entre todos al final de la meditación.”

Las siguientes instrucciones son un ejemplo de una meditación de amorosa bondad. Se las puede leer lentamente, dando tiempo entre cada instrucción para asimilarla e ir profundamente hacia el propio interior.

Me siento cómodamente.
Permito que mi atención se centre en la respiración.
El aliento entra y sale por sí mismo en lo profundo del cuerpo.
Permanezco atento al ritmo parejo de la respiración.
Suavemente me dirijo a mi interior.

Siento que yo mismo soy mi propio hijo.
Digo silenciosamente en mi corazón:
Que yo repose en mi corazón,
Que me libere del sufrimiento,
Que yo sea sanado,
Que yo esté en paz.

Siento el aliento respirando en el espacio del corazón mientras me relaciono conmigo mismo con amorosa bondad y compasión.

Que mi corazón florezca,
Que yo conozca el gozo de mi verdadera naturaleza,
Que yo esté en paz.

Con cada exhalación profundizando la paz, desarrollo una profunda paciencia en la que amo las cosas tal como son, más bien que esperar que las cosas sean distintas a lo que son ahora.

Envío bienestar a mi mente y a mi cuerpo.
Permanezco envuelto por estas tiernas y amorosas palabras.
Ahora suavemente recuerdo a alguien por quien siento calidez y bondad.
Puede ser una amistad o alguien de mi familia.
Imagino a esta persona amada en mi corazón.
La atraigo hacia mi corazón con cada inhalación.
La lleno de amorosa bondad con cada exhalación.
Interiormente le susurro:

Que seas feliz,
Que te liberes del sufrimiento,
Que estés sana,
Que estés en paz.

Le envío amor, compasión y cariño.
Imagino una luz que se irradia desde mi corazón,
Tocando el corazón de mi ser querido y colmándole de gozo.
Comparto este momento preciado con esta persona.

Repito esto con alguien a quien no conozco muy bien, por quien no tengo ningún sentimiento en particular, ni a favor ni en contra, alguien que veo de vez en cuando. Le imagino sentado ante mí y le ofrezco estas mismas frases de amorosa bondad.

Repito esto con alguien con quien tengo dificultades. Imagino que esta persona está conmigo ahora mismo.
Veo si tengo algún sentimiento de incomodidad.
Observo qué pienso de esta persona.
Cualquier mal sentimiento que pueda tener por ella.
Conscientemente suelto estos sentimientos y en cambio susurro:

Que tú seas feliz,
Que te liberes del sufrimiento,
Que estés sano,
Que estés en paz.

Ahora abro mi corazón de esta manera a todos los seres en todas partes, sin distinción, sin separación.

Siento a todo este mundo que desea ser sanado y estar en paz.
Abramos nuestro corazón y recemos:

Que todos los seres se liberen del sufrimiento,
Que todos los seres estén en paz,
Que todos los seres estén sanos y saludables.
Que todos los seres sean felices y saludables y que vivan en paz.
Todas las personas, todos los animales, todas las criaturas, todos los que existen, cerca o lejos, conocidos y desconocidos para nosotros.
Todos los seres de la tierra, del aire y del agua.
Los que están naciendo y los que están muriendo.
Que todos los seres en todas partes sean felices y saludables y que vivan en paz.

Siento la energía de esta aspiración extendiéndose infinitamente ante mí,
La siento a cada lado, detrás de mí, por encima y por debajo.
Mi corazón se abre y se expande de manera ilimitada, incluyendo a todos.

Dejo ahora que mi respiración se calme.
Que fluya con suavidad.
Envío afecto y amor, bienestar y bondad a este mundo que todos compartimos.

Sri Premananda Ashram © 2018. All Rights Reserved