Experiencias de devotos

Por Madhan

La primera vez que estuve en contacto con Swamiyi fue indirectamente a través de la visita oficial de uno de los discípulos sannias de Swamiyi al Centro Sri Premananda de Grenoble, Francia, en 1996. Yo tenía 20 años y realmente estaba metido en cosas de jóvenes y en mis estudios y no lo bastante preparado para cuestiones espirituales. Mi familia, sin embargo, había estado en la espiritualidad durante años y, como la pareja de mi padre, Dhanalakshmi, estaba a cargo del Centro de Grenoble, nunca me olvidé realmente de Swamiyi. En 2000, después de terminar mis estudios en Irlanda y mudarme a Estados Unidos, el momento llegó de encontrar un trabajo, dar mi primer paso de entrada en el mundo como hombre y devolver el préstamo recibido para mis estudios. No obstante, a pesar de mis muy buenas calificaciones, no pude encontrar empleo. Pasaban los meses y esta situación me preocupaba y entristecía. Un día, mi madre me dijo: “¿Por qué estás tomando todo esto tan seriamente? Quizás deberías olvidarte de toda esa búsqueda de trabajo por un tiempo. ¿Qué harías si pudieses hacer lo que quisieras?”

Leer más

Por Manimekhala

Hace siete años, fui al Centro Sri Premananda de Villa Carlos Paz, Argentina. En ese tiempo, me sentía deprimida porque no podía encontrarle un sentido más profundo a mi vida y una de mis amigas había dicho: “¡Ven! ¡Te llevaré a un lugar muy especial que va a ser bueno para ti!”

La primera vez que fui al Centro Sri Premananda de Villa Carlos Paz, Argentina, asistí al habitual programa de los domingos del Centro. Desde entonces realmente sentí la necesidad de volver y participar en todas las actividades. Al principio, yo no creía mucho en Swamiyi. Tampoco practicaba meditación. Sin embargo, en cada actividad en la que participaba en el Centro, sentía más luz y más fuerza, lo que me ayudaba a sostener mi vida cotidiana…

Leer más

Por Balan

La gente entra en nuestras vidas con diferentes propósitos. Algunos vienen a ayudar, algunos vienen para apoyar y contener, algunos vienen a motivar, muchos llegan para compartir y disfrutar la vida con nosotros. Nuestra primera relación es con nuestros padres. A medida que crecemos nuestras relaciones se amplían a hermanos, cónyuge, amigos, parientes, colegas, hijos y demás. Algunas relaciones se desvanecen y surgen otras nuevas. No hay reglas ni leyes que gobiernen estas relaciones. Es un efecto espontáneo.

Leer más

Por Rosa, Centro de Unidad Premananda, Amelia, Italia

Al intentar definir la personalidad de un Maestro, nos enfrentamos a la cuestión de la dualidad existente entre su persona física y su naturaleza real. Generalmente nos limitamos al primer aspecto, ya que es más fácil ilustrar un retrato con anécdotas y hechos. El segundo aspecto es más raramente mencionado ya que, para describirlo, tendríamos que hablar acerca de sensaciones, experiencias internas, maneras de sentir, momentos especiales y otros indicios sutiles que – aunque reales para nosotros – no están siempre relacionados con algo tangible, sino con algo vivido en el corazón del propio ser.

Leer más

Por Svati

En octubre 2008 vine a vivir a jornada completa en el Ashram Sri Premananda. Cuando llegué, le pregunté a Swamiyi si yo podía ofrecer servicio. Él dijo que era una buena idea y me asignaron un papel específico. Durante el último año he estado llevando a cabo ese trabajo. Cuando al principio empecé a servir, no entendía el significado más profundo de lo que significaba estar a cargo de un departamento. Antes de empezar a llevar el departamento solía meditar y rezar a Swamiyi cada día y me sentí más cerca de él. No obstante, mi relación con él era un poco superficial (de mi parte). Quería sentirme cerca de Dios y cerca de mi Gurú pero no había estado lista para someter mi apego a deseos egoístas, a lo que yo quería y a cómo yo quería que fueran las cosas.

Leer más

Sri Premananda Ashram © 2018. All Rights Reserved