Experiencias de Devotos

swami-premananda-99

Mi Jornada con los Lingams de Swamiyi

Por Kartik, Polonia

Cuando Swamiyi entró en mahasamadhi en 2011, pensamos que espiritualmente él todavía está con nosotros y su apoyo ha parecido ser incluso más fuerte desde ese tiempo. Sin embargo, un día, cuando yo estaba haciendo puyas a los Lingams que Swamiyi me dio, comprendí que todavía tenemos parte de su cuerpo físico vivo con nosotros: los Lingams nacidos de él durante Lingodbhava. Swamiyi dijo muchas veces que estos Lingams están hecho de su sangre, así que pienso que mi conclusión es bastante correcta.

Por medio de estos Lingams muchas personas han experimentado sanación de enfermedades serias, soluciones para problemas materiales o de familia y han encontrado paz mental. Una vez una médica de otra ciudad vino a nuestro Centro pues, a través de su hermana, supo que nosotros podríamos ayudarla. Ella tenía tumores en sus ovarios y, según nos dijo, era atea. No obstante, estaba buscando ayuda. Yo le dije antes de la bendición con el Lingam: “Muy bien, entiendo que tú no crees en Dios así que ora como puedas por tu sanación.” Durante la bendición estuvo llorando. Varios días después, regresó a su ciudad y le hicieron un meticuloso examen. Resultó que los tumores habían desaparecido completamente.

Otra mujer que era psicóloga también vino a visitar nuestro Centro. Ella también tenía algunos tumores en su cuerpo. Participó en un Lingam abishekam y fue bendecida con tres Lingams. Dos días después me envió un e-mail diciendo que había sido examinada de nuevo y que estaba completamente curada. No es de extrañar que ella estuviera probablemente un poco escéptica antes de la bendición, pero parecía ser una mujer humilde, y escribió: “Creo que todavía debo aprender mucho. Por favor agregadme a vuestra lista de direcciones. Ahora me voy por unas cortas vacaciones con mi hijo.” Ella parecía estar muy feliz.

Desde el mahasamadhi de Swamiyi he empezado a dar bendiciones junto con nuestros dos amigos, Lokesh y Kasi, que pienso tienen mucha devoción por Swamiyi y el Señor Shiva. Las bendiciones parecían ser muy poderosas y beneficiosas para las personas que venían a los programas o a las bendiciones individuales. En mi opinión es bueno hacer seva y sadhanas espirituales y difundir juntos el mensaje de Swamiyi para que entonces podamos hacer más y más bien a las personas que nos rodean. Nosotros siempre intentamos recibir cálidamente a todas las personas que vienen al Centro o a los programas públicos. Nunca les pedimos dinero y si ellos quieren dar alguna donación les decimos que apoyen una buena caridad. Esta actitud hace a muchas personas querer ayudar. Nosotros todavía definitivamente apoyamos al Ashram de cualquier forma que podemos y pienso que todos debemos hacer esto porque éste es el corazón físico de la misión de Swamiyi.

Mi esposa sufría terribles dolores de cabeza pues tenía un tumor en su seno nasal. Los médicos le dijeron que necesitaba operarse. Un día, durante la bendición, pensé que si muchas personas se han sanado aquí ¿por qué no usar el poder del Lingam para liberarla de su dolor? Así que oré por eso durante la bendición. El tumor desapareció. Vimos el resultado en la fotografía de la radiografía, pero ella todavía tenía los dolores de cabeza. Le mostré una fotografía y le dije: “Ves, estás curada, ya no deberías tener dolores de cabeza.” Y sólo entonces aceptó este hecho. El dolor se fue.

Yo hago tres puyas a los Lingams todas las mañanas y canto “Om Nama Shivaia.” Si hago esto con concentración y devoción puedo disfrutar paz mental gracias al poder de los Lingams y después de las puyas, o a veces durante ellas, muchas buenas ideas vienen a mi mente acerca de qué hacer y cómo ayudar a las personas. A veces me enojo con Swamiyi por algunas razones y me desanimo y me es difícil hablar mentalmente con él, pero entonces abro mi caja con los elementos de la puja y empiezo la puya al Lingam y usualmente el estado de mi mente mejora y puedo entender mejor a Swamiyi y aceptar diversas adversidades de la vida. Mi jornada con los Lingams sigue y siento sin ninguna duda que Swamiyi nos apoya y que él siempre está con nosotros. Estoy feliz y siento que es un honor ser parte de la Misión de Swami Premananda y de haberle conocido y de haber recibido Lingams de él. Me alegro que me haya permitido hacer algo para él y representarle aquí.

¡Yei Prema Shanti!

 

Sri Premananda Ashram © 2018. All Rights Reserved